Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. ACEPTAR | Más información
Baleares aprueba un decreto sobre dieta mediterránea que regula los menús escolares
  • ©Conselleria_Salut.
    ©Conselleria_Salut.

Baleares aprueba un decreto sobre dieta mediterránea que regula los menús escolares

22-05-2019

La conselleria de Sanidad del Gobierno de Baleares aprueba un decreto por el que se impone la dieta mediterránea para facilitar la adquisición y mantenimiento de estilos de vida saludables, prohibiendo la venta de bebidas azucaradas y bollería en colegios y hospitales; la administración ofrece una moratoria de un año para aplicar el decreto.

El Consell de Govern de Baleares ha aprobado el ‘Decreto 39/2019, de 17 de mayo, sobre la promoción de la dieta mediterránea en los centros educativos y sanitarios de las Illes Balears’. Con ello, se prohíbe la venta de bebidas azucaradas o alimentos de bollería en colegios y en hospitales, tanto públicos, concertados como privados. El decreto pretende favorecer una alimentación saludable que se base en los principios del patrón de la dieta mediterránea, cuyos beneficios para la salud están demostrados, de tal foma que reduce el nivel de mortalidad por problemas cardiovasculares, así como algunos tipos de cáncer, además de prevenir y reducir el sobrepeso y la obesidad.

Este decreto prevé el consumo de productos de proximidad y de temporada como principal materia prima para los servicios de restauración y en los comedores de estos centros, así como la utilización de las preparaciones culinarias genuinamente mediterráneas y las recetas tradicionales de la cocina balear.

Menús equilibrados y limitación de alimentos precocinados

Con esta normativa se establece las condiciones específicas y los criterios a seguir para programar los menús, así como su frecuencia semanal a la hora de elaborar los platos. En los centros escolares no universitarios se obligará a que al menos una o dos veces por semana los alumnos se alimenten de legumbres como primer plato. Como segundo plato las guarniciones deberán tener ensaladas variadas, al menos tres o cuatro veces por semana, así como patatas y legumbres. Con respecto al postre se recomienda fruta fresca y de temporada entre cuatro y cinco días por semana. Yogures o derivados de la leche solo se pondrán consumir un día por semana.

Entre los requisitos de elaboración que se propone destaca el uso del aceite de oliva virgen para cocinar y el consumo de agua como única bebida. También se priorizará la carnes blancas y magras y el pescado blanco o azul. Los precocinados como croquetas o pizzas se pueden ofrecer un máximo de tres veces al mes, y las salchichas y hamburguesas u otros preparados cárnicos, como máximo, cuatro veces al mes.

El decreto determina además que los centros educativos con alumnos con alergias o intolerancias alimentarias diagnosticadas, tienen que elaborar menús especiales adaptados, y garantizar menús alternativos en el caso de intolerancia al gluten.

En virtud del decreto, cuando, por razones culturales, se motive la exclusión de un tipo de alimento, los centros deben disponer, “siempre que las condiciones lo permitan y sea asumible económicamente”, de un menú alternativo considerado suficiente para cubrir las necesidades nutricionales del alumnado.

La consellera de Salut, Patricia Gómez, señaló que “el gobierno balear se muestra preocupado por el nivel de obsesidad que sufre la población infantil porque uno de cada cuatro menores tiene prevalencia de obesidad, aunque Baleares es la comunidad con mejor porcentaje. Se espera que con esta nueva norma alimentaria se bajen estas cifras, si bien una de las principales prioridades es cambiar el modelo alimenticio de estos menores y evitar que consuman tantos productos de bollería y de bebidas azucaradas”.

El decreto no solo afecta a los escolares, sino también a los enfermos que puedan estar ingresados en centros hospitalarios. Estos menús basados en la dieta mediterránea también se consumirán en estos centros médicos, tanto a los que se entregan a los pacientes, como a los que se sirve en las cafeterías.

No a la publicidad de determinados alimentos y moratoria de un año

Además, el decreto prohíbe que en los centros educativos haya publicidad de alimentos y bebidas que no cumpla con estos principios alimentarios. Tampoco se podrán repartir por los colegios regalos o patrocinios de estos alimentos que no respeten los principios del decreto. La dirección general de Salut Pública será la encargada de controlar la elaboración de estos menús, realizando visitas de inspección tanto en los centros escolares, como en centros médicos de las islas.

Tanto colegios como centros sanitarios, así como las dependencias administrativas sanitarias disponen de una moratoria de un año para aplicar estos principios y adoptar su oferta alimentaria a las previsiones del decreto. La conselleria respetará que se cumplan los posibles contratos que estén en vigor en esta materia, hasta que finalicen.

– Consulta el texto completo del decreto: ‘Decreto 39/2019, de 17 de mayo, sobre la promoción de la dieta mediterránea en los centros educativos y sanitarios de las Illes Balears’.


Noticias relacionadas



Descarga en pdf este artículo Descarga en pdf este artículo


Copyright © Restauración Colectiva 2019 / Versión 2.0 / Todos los derechos reservados
Aviso legal y política de privacidad / Contacta con nosotros / Suscríbase / Desuscribir / - See more at: https://www.restauracioncolectiva.com/