Disrupción, disruptor, disruptivo… o cuando la tecnología hace impredecible saber qué pasará

Disrupción, disruptor, disruptivo… o cuando la tecnología hace impredecible saber qué pasará

27-07-2022

Iván Saura es gerente de La Hostelera, una firma que suministra maquinaria, menaje, consumibles, utensilios y accesorios al sector. Hoy nos manda este artículo, más bien una reflexión en voz alta sobre la velocidad a la que va cambiando el mundo gracias a las tecnologías, a la inteligencia artificial y a la hiperpersonalización.

El científico José Ignacio Latorre dijo el año pasado “Imaginen cualquier futuro, y se quedarán cortos. El órgano rey –el cerebro– será comprendido, será simulado, será superado”.

En 2018 el CEO de Google comparaba la Inteligencia Artificial (IA) con lo que fue para la humanidad el descubrimiento del fuego o de la electricidad.

El científico Juan Ignacio Cirac (premio Príncipe de Asturias) habla de la computación cuántica, el ‘salto cuántico’, como una disrupción comparable al descubrimiento de la electricidad o del electromagnetismo dado que la computación cuántica “ofrece una capacidad de cálculo increíble e incomparable”.

Un minuto de silencio para los que dijeron que “la inteligencia artificial nunca reemplazará a un buen empleado, eso es ciencia ficción” y llegó el sistema ‘IBM Watson’ y se cargó los primeros 34 empleados de una empresa japonesa en 2017.

Sin que se haya desarrollado lo anterior –la IA está todavía en pañales– el vehículo autónomo ya es una realidad y se están operando algunas rutas de transporte con camiones completamente autónomos, sin ningún tipo de operador humano… e incluso taxis en algunas ciudades.

Así que otro minuto de silencio para los que dijeron “es imposible que un camión se conduzca solo, el que dice eso no sabe lo que es conducir un camión”. Se prevé que el oficio de camionero y taxista desaparezca en unos quince años (veremos qué pasa con la UE y sus regulaciones).

Respecto al espacio, ya estamos en Marte desde 2011 (‘Curiosity’). En 2021 China consiguió colocar un vehículo por primera vez en el planeta Marte y este envía fotos en alta definición y se hace selfies. También envía vídeos de sus excursiones, casi nada.

También un 25 de diciembre de 2021 se lanzó el telescopio espacial James Webb que va a transformar el conocimiento del universo gracias a que dispone una resolución y sensibilidad sin precedentes.

El capitalismo va llegando a su fin. El big data, las fake news y las formas de persuasión masiva tienen la capacidad de cambiar gobiernos. Las personas ciegas pueden conectarse un chip en la retina para un sistema de guiado que les ayuda a recrear mentalmente el camino que deben realizar con precisión. Neuralink, la empresa de Elon Musk, implanta chips cerebrales para crear un vínculo directo entre el cerebro y la tecnología… en cerdos y monos, de momento.

Podría continuar eternamente…

En definitiva, se están combinando una serie de tecnologías que hace impredecible saber qué pasará; y esto le preocupa mucho al ejército, por ejemplo.

El IEEE (Instituto Español de Estudios Estratégicos) dependiente del ministerio de defensa, tiene algunos militares preocupados que escriben cosas muy interesantes como la siguiente.

“La revolución industrial 4.0 ya es una realidad: la combinación de tecnología y digitalización confiere a los procesos económicos unas capacidades y unas posibilidades sin parangón en la historia, y aparentemente, contribuirá a crear un nuevo modelo de sociedad, un nuevo paradigma socioeconómico”.

La humanidad se encamina hacia un dominio absoluto de lo tecnológico. Y será un cambio bastante brusco. Eso dicen. A algunos les pillarán los cambios como a una barca cuando llega el tsunami.

Inevitablemente algunas empresas y sectores serán arrasados en la quinta revolución industrial como pasó en la primera. Y otros sectores, serán entera o parcialmente transformados como ha ocurrido en incontables ocasiones. ¿Se han dejado de hacer películas? No. Sin embargo los videoclubs… Un minuto de silencio para ‘Blockbuster’, la mayor cadena de videoclubs del mundo que pudo comprar Netflix por 50 millones de dólares en el año 2000 y acabó quebrando en 2010. ¿Recuerdas cuando para conocer París lo primero era visitar una agencia de viajes? ¿Fumabas?

Bueno, creo que está claro. Entonces cabe preguntar ¿Y en el mundo de la alimentación qué? ¿No va a cambiar nada?

La nutrición hiperpersonalizada avanza y no casa mucho con la palabra ‘colectiva’. La tecnología y sus empresas podrán dominar el proceso –el mercado en consecuencia– desde la producción del alimento hasta la ingesta. Posiblemente las personas confiarán su nutrición a la tecnología igual que ya confían, por ejemplo, su salud.

Hay comunidades online con miles de personas preocupadas por la alimentación familiar y buscando desesperadamente la forma de compaginar sus vidas actuales con una buena alimentación. En estas comunidades se comparte conocimiento y una de las inquietudes recurrentes es cómo resolver la alimentación y la nutrición sin dedicarle tiempo

Si te das un paseo por allí verás que en las conversaciones de estas comunidades, de estos colectivos, la restauración colectiva apenas se nombra. No cuenta. Un minuto de silencio para los profesionales de la restauración colectiva que dijeron “la gente siempre va a necesitar comer”

¡¡Seguro, pero no necesariamente lo vas a hacer tú!! Continuará (parte II)


Iván Saura
Iván Saura es fundador y gerente de La Hostelera desde 2008. Postgrado en seguridad alimentaria (EPSI-UAB), ha desarrollado su carrera desde 1998 hasta la actualidad en el sector del diseño y equipamiento de cocinas profesionales y ha sido pionero en la comercialización online de equipamiento para hostelería. Linkedin

Noticias relacionadas



Descarga en pdf este artículo Descarga en pdf este artículo


Copyright © Restauración Colectiva 2022 / Versión 2.0 / Todos los derechos reservados
Aviso legal y política de privacidad / Contacta con nosotros / Suscríbase / Desuscribir / Preferencias Cookies - See more at: https://www.restauracioncolectiva.com/