Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. OK | Más información

Congresos profesionales: instrumentos imprescindibles de comunicación
Congresos profesionales: instrumentos imprescindibles de comunicación
José Luis Iáñez es abogado, director de Gestión y Servicios Generales de la Lavandería Hospitalaria Central de Madrid y presidente de la AEHH (Asociación Española de Hostelería Hospitalaria). www.hosteleriahospitalaria.org secretaria@hosteleriahospitalaria.org

Congresos profesionales: instrumentos imprescindibles de comunicación

25-09-2013

La AEHH ha celebrado este año el XV Congreso nacional de hostelería hospitalaria durante los pasados 2, 3, y 4 de octubre en Murcia; al hilo de esta cuestión considero necesario hacer una reflexión sobre la importancia de los congresos profesionales.

Antes que cualquier otra cosa quiero dejar patente que colaborar con www.restauracioncolectiva.com es un verdadero placer y una obligación moral, como respuesta al excelente trato que la dirección de esta publicación siempre ha dispensado a la Asociación Española de Hostelería Hospitalaria (AEHH), que tengo el honor de presidir.

El ser humano, antropológicamente, es un ser social por excelencia, y, en muchos casos, por necesidad. Si no hubiera sido por este sentido grupal, el hombre no habría comido carne para alimentarse, sería inimaginable un solo individuo cazando a un mamut, o a un bisonte. Su condición social nace de la ineludible necesidad de asociarse con otros en busca de objetivos e intereses comunes. Es en esta interacción, en esta colaboración activa, donde uno asume su papel de ciudadano en la construcción conjunta de las ciudades, donde uno asume su papel altruista en organizaciones sin ánimo de lucro al servicio de los demás, donde las personas se reúnen con personas afines de las misma ideología política, e incluso, por irnos al otro extremo, donde uno se convierte en gánster de organizaciones criminales de renombrado desprestigio que todos conocemos.

El derecho y la libertad del hombre para asociarse se reconocen, incluso, a nivel constitucional en todos los estados democráticos del mundo, como algo inalienable al ser humano.

Proyectándonos a nivel profesional, ¿cómo hubiera evolucionado la medicina si los conocimientos se hubieran transmitido exclusivamente a través de la docencia sin los congresos científicos? La respuesta es inequívoca, se hubiera desarrollado de otro modo y, sin duda, peor, porque a través del intercambio de experiencias crece el grupo y crece cada uno de los miembros de lo componen.

Las universidades, los centros de desarrollo y otras escuelas de formación profesional, las bibliotecas, etc. siempre fueron los principales focos de conocimiento, pero en la etapa en que vivimos, donde la tecnología, en muchísimos ámbitos, va por delante de la propia evolución del hombre, donde la ofimática supera cualquier expectativa que pudiéramos haber tenido hace tan solo diez o quince años, con una economía global y unos sistemas de transporte de han hecho al mundo más pequeño, el intercambio de experiencias profesionales en el ámbito del conocimiento común ha adquirido una importancia extraordinaria (siempre la tuvo, pero hoy más que nunca); y el principal instrumento para este intercambio de conocimientos han sido los congresos profesionales, convertidos en foros de negocio donde empresas y clientes interaccionan intercambiando, aumentando y enriqueciendo conocimientos a través de la experiencia.

Limitándonos al ámbito de la hostelería hospitalaria, hace quince años, los responsables de hostelería y los servicios generales de cada hospital no se conocían entre sí. Hoy, quince años después, todos hemos aprendido de todos en un proceso sinérgico que ha beneficiado al grupo y viceversa. Gracias a nuestra asociación y a federaciones internacionales de contenido análogo, hemos aprendido muchísimo de los sistemas hospitalarios en otros países, más desarrollados que el nuestro. Todo ello, sin ningún género de dudas, nos ha hecho crecer como profesionales. La empatía entre nosotros ha convertido el respeto por la profesión, también, en un respeto por el individuo y ello nos ha hecho crecer como personas. Hoy muchos de nosotros somos más amigos que compañeros y esto es un intangible muy difícil de evaluar.

Sin el Congreso nacional de hostelería hospitalaria, es muy posible que la AEHH existiera de otro modo, o, simplemente, que no existiera… ¡¿quién sabe?!


Descarga en pdf este artículo Descarga en pdf este artículo


Copyright © Restauración Colectiva 2017 / Versión 2.0 / Todos los derechos reservados
Aviso legal y política de privacidad / Contacta con nosotros / Suscríbase / Desuscribir / - See more at: http://www.restauracioncolectiva.com/