Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. ACEPTAR | Más información

Llegar a la cabeza y al corazón del manipulador, no tiene que ver con dirigir o dar órdenes

Llegar a la cabeza y al corazón del manipulador, no tiene que ver con dirigir o dar órdenes

27-03-2019

NUESTROS LECTORES OPINAN

Carolina Andrea Acquarone es una lectora que nos escribe desde Argentina. Como licenciada en Tecnología de los Alimentos, con diplomatura en Sistemas de Gestión de Inocuidad y Trazabilidad, se muestra preocupada por la forma de llegar a los manipuladores para que las buenas prácticas se asuman con responsabilidad, no por simple obligación.

Planillas, registros y más registros… ¿realmente se cumplimentan y se aplican? ¿O solo se cumplimentan? ¿Se entiende lo que cumplimento? ¿O lo cumplimento para cuando viene el inspector?

Ya probamos vivir sin vacunas, con comida orgánica sin control sanitario y con partos caseros sin supervisión médica; la época se llamaba edad de piedra, y la esperanza de vida era de 35 años. Si absolutamente todas las personas que en este momento manipulan alimentos no lo quieren entender, vayamos por la próxima generación ya que indirectamente, ellos les van a enseñar a los adultos.

¿Qué pasa cuando te subís al auto, arrancás y no tenés puesto el cinturón? Pues que desde atrás se oye “papá o mamá: ¡pónganse el cinturón!”. ¿Y si vas hablando con el celular mientras manejas? ¿Y si manipulas un pollo crudo o verduras sin lavar y después sin lavarte las manos, manipulas comida lista para comer que les vas a dar a tus comensales? Pues seguramente que si esos comensales lo supiesen te dirían: “¡lávate las manos antes de darme eso!”.

Nunca bajen los brazos como profesionales de los alimentos; la unión hace la fuerza. Unirnos y movilizar es lo mejor que nos puede pasar para generar un cambio y una cultura en inocuidad alimentaria.

¿Y cómo? Pues pensando en llegar a los manipuladores directamente; porque hablando se entiende la gente y porque siempre hay una manera de llegar a la cabeza y al corazón del manipulador que no tiene que ver con dirigir o dar órdenes. Porque a la larga o a la muy corta, cuando te das vuelta hacen lo contrario a lo que les has ordenado, si no les gustó la forma en que se lo habéis dicho. Porque los buenos modales y las buenas intenciones mueven montañas…

Pensemos en que mueve a los manipuladores en su vida diaria para llegar a ellos con propuestas que les sirvan de disparador de los temas; sin aburrirlos con lo que a ellos no les gusta. Y ¿cómo se hace esto? Con herramientas como discursos e imágenes poderosas, teatro, música, mediante talleres teórico-prácticos, porque “si lo escucho, lo olvido; si lo veo, lo recuerdo; y si lo hago, lo entiendo”.

Hay que buscar la forma de llegar a los manipuladores para que se den cuenta del porqué hay que trabajar de una determinada manera… sin responder solo al estímulo de la visita del inspector temiendo a las sanciones.

¡Hay que movilizarnos para producir una transformación en la cultura y los hábitos!

Carolina Andrea Acquarone (caroacquarone@hotmail.com).
Ciudad de Rosario. Argentina.

Si nos queréis hacer llegar vuestra opinión, podéis mandarnos un mail a: info@restauracioncolectiva.com.


Descarga en pdf este artículo Descarga en pdf este artículo


Copyright © Restauración Colectiva 2020 / Versión 2.0 / Todos los derechos reservados
Aviso legal y política de privacidad / Contacta con nosotros / Suscríbase / Desuscribir / - See more at: https://www.restauracioncolectiva.com/