Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. ACEPTAR | Más información

Antoni Llorens expone en la cumbre de la CEOE, la situación post-covid del sector de la RC
  • Antonio Garamendi, presidente de la CEOE (izquierda) y Antoni Llorens, presidente de Food Service España (derecha).
    Antonio Garamendi, presidente de la CEOE (izquierda) y Antoni Llorens, presidente de Food Service España (derecha).

Antoni Llorens expone en la cumbre de la CEOE, la situación post-covid del sector de la RC

01-07-2020

Antonio Llorens, presidente de FSE, intervino en la cumbre de la CEOE para explicar cómo está el sector tras la crisis sanitaria. A nivel económico habló de descensos entre el 30 y el 80% de facturación según los segmentos y una reducción de 1.500 mill. € a final de año. Aunque no se prevé una recuperación rápida, Llorens destacó el compromiso del sector con fortalecer su papel social y apeló a la innovación, digitalización y apoyo de la administració pública para afrontar la nueva situación.

Antoni Llorens participó el pasado 18 de junio, en su condición de presidente de la federación española de restauración social y colectiva (Food Service España -FSE-) en la Cumbre Empresarial de la CEOE. El también presidente-director general de Serunion, intervino para hablar sobre la realidad post-Covid, explicando la situación vivida por la pandemia, los horizontes temporales de reactivación del sector y reivindicando el papel que juega la restauración colectiva en la sociedad.

Servicio a la sociedad y a las personas que en ella viven y trabajan

Tras recordar las cifras principales que maneja la federación sobre el mercado de las colectividades (sus empresas alimentan diariamente a 8,5 millones de personas, generan 100.000 empleos directos y facturan 3.600 millones “un 0,3% del PIB español”), Llorens quiso destacar antes de entrar en otros asuntos que, a pesar de la brusca paralización que ha supuesto la pandemia del coronavirus, las colectividades han mantenido durante el periodo de alarma a 35.000 personas trabajando junto a los profesionales de la salud en los hospitales, recintos especiales, residencias, servicios a personas dependientes, niños y niñas en riesgo de exclusión social y empleados de empresas en activo; “hemos sabido permanecer en primera línea aportando equipos humanos y capacidad operativa para prestar un servicio esencial mientras se luchaba contra la Covid-19, sabiéndonos adaptar a nuevos entornos, necesidades y condiciones de trabajo”, afirmó el presidente de FSE.

Así mismo destacó también la labor social del sector confirmando que en los dos primeros meses del estado de alarma, las empresas de la RC generaron y distribuyeron más de 45.000 comidas gratuitas a las personas más desfavorecidas y entregaron más de 30 toneladas de alimentos y bebidas a diversas ONGs que, “junto a diversas donaciones de proveedores del sector, han servido para cubrir las necesidades de alimentación de los colectivos más vulnerables”.

Descensos entre el 30% y el 80% de facturación según los segmentos

El sector de las colectividades se enmarca entre los que han sufrido un mayor impacto a causa de esta crisis sanitaria. Según estima la federación, la facturación del sector acumulará este año una caída superior al 34% con una reducción estimada de unos 1.500 millones de euros. Segmentos como los restaurantes corporativos, comedores escolares o espacios de restauración en el ámbito del ocio descenderán entre el 30% y el 80% de su volumen de facturación anual. “En los dos primeros meses –comentó Llorens– las pérdidas ya superaron los 80 millones de euros, compromentiendo de forma muy sensible la capacidad de inversión de nuestras empresas y algunas hasta su propia continuidad”.

La situación se ve agravada, además, por el incremento de los gastos debido al aumento de los requisitos de seguridad y a otras cuestiones como, por ejemplo, las limitaciones de aforo en muchos centros y servicios, la reanudación muy gradual e incierta de determinadas actividades (industria del ocio) e incluso cambios que se pueden producir en la dinámica social y de mercado como la tendencia a mantener el teletrabajo, la supresión del comedor escolar en las escuelas, etc.

En otro momento de su intervención, Llorens aseguró ser consciente del esfuerzo del Gobierno al instaurar desde el principio medidas como los ERTEs “a los que se han podido acoger más de 42.000 empleados del sector” o los avales del ICO, pero se quejó de ciertas situaciones contradictorias entre el Gobierno central y las distintas comunidades autónomas “como por ejemplo en todo lo que ha tenido que ver con la aplicación de los ERTEs a trabajadores que están con contratos públicos de servicio en muchos colegios. No quedaba clara la forma de proceder con todas las implicaciones económicas y financieras que eso acarrea”.

A pesar de que las perspectivas no son optimistas, el presidente de FSE comentó que “aunque no prevemos una recuperación antes de muchos meses, posiblemente algunos años, el sector de la restauración colectiva está comprometido con seguir fortaleciendo su papel social asumiendo que para lograrlo debemos asegurar nuestra capacidad para mantener el equilibrio económico como condición sine qua non para garantizar la supervivencia de las empresas”.

Innovación, digitalización y apoyo de las administraciones públicas

De cara al futuro, la federación visualiza un nuevo modelo operativo con tres horizontes temporales:

    – La fase de reactivación, en la que nos encontramos ahora.
    – Un plazo medio de estabilización en la que se deben desarrollar respuestas tácticas a la nueva normalidad.
    – El largo plazo o de ‘reinvención’ donde se deben dirimir las estrategias que permitirán afrontar con éxito la nueva situación y donde la innovación y la digitalización jugará un papel primordial de cara a empleados, clientes y consumidores.

Para todo ello, Llorens apeló al apoyo de las distintas administraciones públicas en varios aspectos; entre ellos, el mantenimiento de los ERTEs hasta la plena normalización de la actividad (“o como mínimo hasta final de año”); o la reanudación de la actividad presencial en cuanto las circunstancias lo permitan y, en el caso de las escuelas, por ejemplo, manteniendo un horario que incluya el comedor escolar.

Por último, Antoni Llorens no quiso finalizar su intervención sin “lanzar un mensaje esperanzador en clave de futuro… debemos extraer aprendizaje de esta crisis para podernos fortalecer como personas y como organizaciones para salir renovados y con nuevas perspectivas e ideas sobre como queremos que sea nuestra sociedad, nuestro entorno y este espacio donde estamos trabajando. Estoy seguro que juntos conseguiremos idear esa nueva realidad y liderar los retos que nos esperan”.

– Podéis ver la intervención íntegra de Antoni Llorens en este vídeo:





Noticias relacionadas



Descarga en pdf este artículo Descarga en pdf este artículo


Copyright © Restauración Colectiva 2020 / Versión 2.0 / Todos los derechos reservados
Aviso legal y política de privacidad / Contacta con nosotros / Suscríbase / Desuscribir / - See more at: https://www.restauracioncolectiva.com/