Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio con fines de análisis. Puede retirar su consentimiento u oponerse al procesamiento de datos basado en intereses legítimos en cualquier momento. Configuración, Más información ACEPTAR
El cierre de centros y anulación de actividades afecta de lleno a las empresas del sector

El cierre de centros y anulación de actividades afecta de lleno a las empresas del sector

12-03-2020

Que la crisis del coronavirus representa un reto sanitario y económico de primer nivel es algo que ya nadie duda. Al problema sanitario se le une una reacción en cadena derivada del cierre de centros y anulación de actividades que afecta de lleno a las empresas de colectividades. Desde la patronal Food Service España destacan la alineación del sector con las administraciones para el control de la epidemia y una intensificación de esfuerzos para gestionar los impactos derivados de esta situación.

Lo que hace un mes parecía una película de ciencia ficción se ha convertido tristemente en una realidad. La pandemia del Covid-19 sigue avanzando y, más allá del reto sanitario que eso supone y supondrá, las administraciones se han visto obligadas a tomar medidas drásticas para evitar, en la medida de lo posible, los contagios masivos. Eso incluye cierre de colegios, anulación de todo tipo de eventos (desde las bodas a los deportivos, pasando por los culturales, ferias, congresos profesionales…) y que muchas empresas estén optando por el teletrabajo. Una de las consecuencias inmediatas de todos estos cierres es que se ha paralizado el servicio de restauración en multitud de centros.

Ante esta situación hemos contactado con la patronal del sector Food Service España, para pedir una primera valoración del momento que se está viviendo y de cómo se están gestionando los impactos derivados de esta situación. Antoni Llorens, presidente-director general de Serunion y presidente de la federación del sector, Food Service España, es la persona que ha respondido a nuestras preguntas y realizado ese primer análisis de urgencia.

– ¿Podrías hacernos una primera valoración general de la situación de la RC respecto al coronavirus. ¿Qué segmentos se pueden ver o se están viendo más afectados?
– El avance del coronavirus Covid-19 está suponiendo un verdadero reto sanitario y económico a nivel mundial que está implicando medidas realmente excepcionales para frenar su evolución. Debido a la transversalidad de la restauración colectiva en la sociedad, esta situación está teniendo un impacto en el conjunto del sector acorde con la propia progresión del virus y con las medidas excepcionales que la Administración está adoptando en determinados colectivos. La suspensión progresiva de actividades en centros escolares, guarderías y universidades en diversas partes de España está obligando a las empresas a adoptar medidas paliativas también excepcionales para hacer frente al impacto que puede suponer en términos tanto laborales como de costes operativos y de materias primas. A este impacto hay que sumar la suspensión de grandes eventos, sin olvidar la incidencia en otros segmentos, como residencias, centros de día, hospitales o empresas requieren de medidas adicionales.

– Se está hablando ya de ERTEs en algunas empresas debido a estos periodos de paro de la actividad… ¿se ha hecho algún cálculo para cuantificar aproximadamente el impacto económico que puede suponer esta crisis sanitaria en el sector de la RC?
– Todavía es pronto para poder cuantificar las pérdidas que estas medidas pueden suponer para el sector, especialmente si tenemos en cuenta que la evolución del virus sigue progresando cada día. El sector está actuando alineado con las medidas que están adoptando las diferentes administraciones, tratando de paliar las implicaciones que supone especialmente en términos laborales y de materia primas. La aplicación de ERTEs y otras medidas de ordenación laboral, se contempla por parte de algunas compañías en ámbitos muy concretos, calibrando el impacto y siempre dependiendo de las medidas que pueda adoptar la propia administración para paliar estos efectos. En todo caso, aunque este tipo de medidas depende de cada centro y de cada empresa, Food Service España recomienda con carácter general aplicar ERTEs en aquellas empresas que vean cerrados sus comedores, incluyendo colegios, guarderías, colegios mayores, residencias, etc., además de evaluar otro tipo de costes asociados al servicio que puede suponer esta paralización temporal implantada por las distintas comunidades autónomas.

– ¿Qué puede hacer en estos momentos la federación? ¿Qué podéis transmitir a las empresas y profesionales del sector?
– Desde la federación de restauración colectiva Food Service España queremos destacar la respuesta proporcional y alineada del sector con las diferentes administraciones en la contención de esta epidemia. El sector seguirá intensificando sus esfuerzos para colaborar en su contención y pronta resolución, gestionando diligentemente los impactos derivados de esta situación, con la confianza en la adopción de medidas por parte del Gobierno para paliar las consecuencias económicas negativas que este enorme reto está suponiendo para las empresas del sector.

Encuentra esta y otras noticias relacionadas con la crisis del coronavirus en nuestra página ‘Las colectividades frente al Covid-19.


Noticias relacionadas



Descarga en pdf este artículo Descarga en pdf este artículo


Copyright © Restauración Colectiva 2020 / Versión 2.0 / Todos los derechos reservados
Aviso legal y política de privacidad / Contacta con nosotros / Suscríbase / Desuscribir / - See more at: https://www.restauracioncolectiva.com/