Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. ACEPTAR | Más información
La intervención nutricional reduce la mortalidad de los mayores y aumenta su bienestar

La intervención nutricional reduce la mortalidad de los mayores y aumenta su bienestar

30-10-2019

El VII Congreso internacional dependencia y calidad de vida dedicó una sesión, en su segunda jornada, a debatir sobre la alimentación y nutrición en personas que necesitan cuidados asistenciales. El objetivo es aportar soluciones al reto que supone el envejecimiento, unido al incremento de la longevidad, la cronicidad y la pluripatología, quedando claro, tras las sesión, que la intervención nutricional reduce la mortalidad de los mayores y aumenta su satisfacción y bienestar personal.

La intervención nutricional reduce la mortalidad de los mayores y aumenta su satisfacción y bienestar personal, según explicó Federico Cuesta, del servicio de Geriatría del Hospital Clínico San Carlos de Madrid, durante su participación en la mesa redonda ‘Alimentación y nutrición en personas en situación de necesidad de cuidados asistenciales’, en el marco del VII Congreso internacional dependencia y calidad de vida: Integración: de modelos a resultados, organizado por la Fundación Edad&Vida, y celebrado entre el 29 y 30 de octubre en Barcelona.

El objetivo de la sesión destinada a la alimentación y nutrición ha sido analizar el estado y las necesidades nutricionales específicas de las personas mayores de 65 en situaciónen de necesidad de cuidados asistenciales, ya sean usuarios de atención especializada domiciliaria, residencial u hospitalaria.

Cuesta subrayó que la situación de riesgo nutricional en el mayor viene determinada por la complejidad que supone el abordaje de una persona con múltiples patologías médicas que vienen moduladas por un perfil de dependencia en diferentes aspectos (económicos, movilidad, soporte social y requerimientos nutricionales). Sin embargo, destacó que el “soporte nutricional permite en muchos casos mejorar el pronóstico y la recuperación médica y funcional sin olvidar el efecto sobre la calidad de vida”.

El geriatra recalcó además, que “habitualmente se requiere una optimización de la dieta adaptada a los gustos y costumbres del mayor, pero, sin embargo, en muchas ocasiones y debido a las enfermedades existentes es preciso alcanzar unos requerimientos energéticos más elevados que no pueden cubrirse exclusivamente con la dieta tradicional, lo que conlleva el empleo adicional de productos enriquecidos sobre todo con proteínas”.

En el encuentro participaron también Elena Guedea, nutricionista clínica del Hospital Universitario General de Catalunya y del Grupo Quirón Salud, y el director de Inforesidencias, Josep de Martí.

Estado nutricional óptimo

La nutricionista Elena Guedea recordó que las personas mayores son muy “vulnerables a la deshidratación y a la malnutrición” y que son muchos los aspectos que intervienen en la alimentación de estas personas (si viven solos o conviven con otros familiares, la situación económica, costumbres, hábitos o cultura alimentaria). Por eso, Guedea subrayó que es imprescindible “realizar una valoración nutricional y analizar los factores que puedan incidir en una inadecuada alimentación” para “adquirir un estado nutricional óptimo que proporcione el mejor estado de salud y bienestar y permita alcanzar una longevidad con una buena calidad de vida”.

Asimismo, recordó que algunas de las causas de una alimentación inadecuada en las personas mayores son la pérdida de interés por la comida, la falta de apetito, la forma de cocinar ciertos alimentos, encontrar que es aburrida o poco atractiva la presentación en el plato, la utilización de cubiertos inadecuados en personas con problemas articulares en las manos, los problemas de masticación-deglución, los cuidados de la boca y el estado de las prótesis dentales o el deterioro cognitivo del paciente.

Hacia la atención centrada en la persona

Por último, Josep de Martí, centró su ponencia en la alimentación y la nutrición de las personas mayores dependientes y aportó soluciones de asistencia nutricional existentes a nivel nacional e internacional, así como requisitos y normas que se plantean desde las administraciones públicas para este tipo de atención. Así, Martí destacó que “al igual que otros aspectos de la asistencia sociosanitaria, en la nutrición y alimentación se está viviendo un empoderamiento de la persona beneficiaria, individualizando su atención y teniendo en cuenta sus gustos y preferencias”.

No obstante, señaló que “en este cambio encontramos algún obstáculo normativo que da más peso a los aspectos nutricionales o incluso, logísticos, de la alimentación que a las opciones personales como la capacidad de elección de una dieta o la implicación del usuario en la elaboración de los menús y los platos”. Finalmente, concluyó diciendo que “ambos aspectos deben coexistir en armonía, garantizando la calidad y seguridad de la alimentación y respetando la autonomía y preferencias de las personas mayores”.

La sesión fue presidida por Juan López de Sagredo, director comercial de Campofrío Food Group y moderada por el director general de Bunzl, Pedro de Bernardo Alonso.


Noticias relacionadas



Descarga en pdf este artículo Descarga en pdf este artículo


Copyright © Restauración Colectiva 2019 / Versión 2.0 / Todos los derechos reservados
Aviso legal y política de privacidad / Contacta con nosotros / Suscríbase / Desuscribir / - See more at: https://www.restauracioncolectiva.com/