Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. OK | Más información
La hostelería es el sector que más emplea a personas en riesgo de exclusión social
 

La hostelería es el sector que más emplea a personas en riesgo de exclusión social

27-07-2016

Entre enero y junio de 2016, la Fundación Adecco ha generado 2.943 empleos para personas en situaciones críticas, de los cuales, un 28,3% han sido en el sector hostelería, seguidos de un 20,8% en el área industrial. El perfil del trabajador en riesgo de exclusión integrado por la Fundación Adecco es el de una mujer mayor de 45 años, con estudios elementales.

El comportamiento del mercado laboral en lo que llevamos de año invita a un moderado optimismo en cuanto a la recuperación de nuestra economía: el paro ha descendido en casi tres puntos porcentuales con respecto al mismo periodo de 2015 - situándose en el 21%- y se han generado 574.800 empleos durante el último año.

Las posiciones que ocupan los nuevos ocupados son muy variadas, si bien despuntan algunos perfiles según arroja el informe ¿Dónde encontrar empleo si estás en paro? elaborado por Adecco este año: manipuladores, ingenieros de procesos, dependientes con inglés, analistas programadores, auxiliares de caja, ayudantes de producción o camareros de pisos. Pero, ¿qué hay de las personas que habitualmente lo tienen más difícil en su acceso al empleo? ¿Se están integrando igualmente en la recuperación económica? ¿Qué puestos están ocupando?

La Fundación Adecco ofrece orientación laboral a desempleados que, por sus circunstancias personales, encuentran importantes barreras para encontrar un puesto de trabajo: personas con discapacidad, mayores de 45 años parados de larga duración, mujeres con responsabilidades familiares no compartidas y/o víctimas de la violencia de género y otros demandantes de empleo en riesgo de exclusión por atravesar graves situaciones económicas.

Finalizado el primer semestre del año, la Fundación Adecco ha atendido a 13.117 personas que se encontraban en las citadas situaciones y generado 2.943 empleos para ellas, que han encontrado en el trabajo un mecanismo para salir adelante y normalizar sus vidas. En este comunicado, analizaremos a qué perfil responden: sexo, edad, nivel formativo, posiciones que ocupan, sector, tipo de contrato, etc.

Las personas en riesgo de exclusión se integran en la recuperación económica

De los datos oficiales se desprende que la iniciada recuperación económica está llegando también a las personas que lo tienen más difícil. En el caso de aquéllas con discapacidad, es significativo cómo han firmado 47.299 contratos entre enero y junio de 2016, un 3% que en el mismo periodo que el año anterior y un 22% más que en 2014.

También los mayores de 45 años registran cifras halagüeñas: durante el último año se han creado 453.300 nuevos empleos para ellos, alcanzando la cifra de 7.784.900 ocupados, frente a los 7.331.600 de 2015. De hecho, el 79% de los nuevos empleos generados durante el último año han sido para mayores de 45 años.

Por último, las mujeres también están escalando posiciones, con 247.600 empleos más que en 2015, alcanzando la cifra de 8.182.200 ocupadas, si bien el grueso de los nuevos empleos ha sido para los hombres, que han acaparado el 57% del total.

A la luz de las cifras expuestas, queda patente que estamos ante una recuperación económica inclusiva, si bien el trabajo por realizar es aún de gran magnitud. Según Francisco Mesonero, director general de la Fundación Adecco: “la onda expansiva de la crisis sigue muy presente, afectando de forma especialmente intensa a las personas que, ya antes de la recesión, encontraban obstáculos adicionales para encontrar empleo y que además fueron los primeros en perderlo (con discapacidad, mayores de 45 años, etc). Por ello, sin desestimar la buena marcha de la economía, hay que seguir trabajando con énfasis para que las personas que lo tienen más difícil no sólo tengan empleo cuando la economía marcha bien, sino que puedan acceder al mismo y conservarlo en coyunturas más desfavorables, sin que un certificado de discapacidad o una edad avanzada pese más que sus competencias”.

El perfil del trabajador en riesgo de exclusión

En el primer semestre de 2016, la Fundación Adecco ha generado 2.943 empleos para personas en situaciones críticas y que, a priori, parecían tener serias dificultades para acceder al mercado laboral. Según Mesonero: “en general, acuden a nuestras oficinas con una merma muy importante de autoestima y con muchas dudas a la hora de plantear la búsqueda de empleo. A menudo, piensan que su situación es un condicionante negativo y ello les predispone a no tener éxito. Nuestro trabajo es reconducir esta actitud e identificar sus fortalezas, convirtiéndolas en sus mayores aliadas para encontrar un empleo”.

Gracias a ello, se han podido generar estos casi 3.000 empleos para personas que han respondido al siguiente perfil mayoritario: mujer, mayor de 45 años, con estudios elementales y que se ha integrado en el sector hostelero a través de un contrato eventual por circunstancias de la producción.

La hostelería es el sector que más emplea a personas en riesgo de exclusión

¿Y qué tipo de empleo está permitiendo reconducir sus vidas a las personas que se encontraban en riesgo de exclusión? El sector predominante ha sido la hostelería, que ha dado empleo al 28,3% de ellas durante el primer semestre del año; seguido de la industria, que ha colocado al 20,8%. En tercer lugar, el sector servicios (concretamente el área de atención al cliente) ha proporcionado una ocupación al 13,4% de las personas en riesgo de exclusión, seguido de la sanidad y la salud, que ha integrado al 5,4%.

Contemplan el top 10 de sectores los oficios (4,3%), el área comercial/ventas (4,1%), la logística y transporte (4%), los servicios generales (3,3%), el medioambiente (2,9%), el marketing y la comunicación (2,4%) y los servicios sociales (2,4%)

En lo venidero, y según se desprende del Informe Adecco sobre el Futuro del trabajo en España, liderarán la contratación el sector tecnología e I+D+I (92,5%), el turismo y el ocio (80%), la salud y el bienestar (75%) y la energía (60%). ¿Se integrarán también las personas en riesgo de exclusión a estos sectores?

En cuanto a los perfiles concretos, destacan los siguientes:

  • Sector hostelería: camarero de pisos, camarero, cocinero, ayudante de camarero, lavaplatos, etc.
  • Sector industrial: mozo de almacén, operario de producción, operario especializado, manipulador, etc.
  • Servicios (atención al cliente): dependiente, auxiliar de atención al cliente, etc.
  • Sanidad y salud: auxiliar de clínica, auxiliar de Geriatría, auxiliar de ambulancia, etc.
  • Oficios: fontanero, albañil, carpintero, etc.
  • Comercial/ventas: comercial de televenta, comercial inmobiliario, etc.
  • Logística y transporte: conductor, transportista, etc.
  • Servicios generales: auxiliar administrativo, ordenanza, etc.
  • Medioambiente: agricultor, jardinero, etc.
  • Marketing y comunicación: diseñador, responsable web.
  • Servicios sociales: auxiliar de ayuda a domicilio.

Según Mesonero: “el mercado laboral no debe estigmatizar posiciones en función de datos sociodemográficos. No existen empleos para personas con discapacidad, para hombres o mujeres, para jóvenes o mayores. Sólo existen vacantes que exigen unas competencias y personas que las cumplen. Hay que apostar por procesos de selección en los que sólo pesen dichas competencias y no la edad, el sexo o el hecho de tener una discapacidad. Al mismo tiempo, hay que dotar a los demandantes de empleo en riesgo de exclusión de competencias clave para integrarse y competir en los sectores más punteros. Sólo así estaremos ante un mercado laboral maduro, saludable y competitivo”.


Descarga en pdf este artículo Descarga en pdf este artículo


Copyright © Restauración Colectiva 2017 / Versión 2.0 / Todos los derechos reservados
Aviso legal y política de privacidad / Contacta con nosotros / Suscríbase / Desuscribir / - See more at: http://www.restauracioncolectiva.com/